Así lo dio a conocer en el siguiente trino el periodista Daniel Coronell, mismo que reveló los audios en los que Eduardo Pulgar ofrecía “200 barras” a un juez para que fallara a favor de Luis Fernando Acosta sobre el control de la Universidad Metropolitana de Barranquilla.

Por ese caso, la Corte Suprema de Justicia le abrió una investigación y hasta ordenó su captura por presuntamente cometer los delitos de cohecho y tráfico de influencias.

No obstante, Eduardo Pulgar, entonces político del partido Conservador, renunció al Senado para que su caso pasara a la Fiscalía, tal y como sucedió con el proceso del expresidente Álvaro Uribe Vélez, una estrategia del abogado Jaime Granados, que representa legalmente a los dos excongresistas.

(Lea también: Coronell revela grabaciones inéditas de los chanchullos que tendría Eduardo Pulgar)

Pero a Pulgar las cosas no le salieron como a Uribe, pues la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia decidió seguir con la investigación contra él y no entregar el expediente a la Fiscalía, como lo había solicitado su defensa, pues los delitos de los que lo acusan los habría cometido como senador.

Granados ya intentó apelar a la salud del exsenador conservador, para salvarlo de la cárcel. En ese momento, el jurista alegó que su cliente era propenso a graves enfermedades.

Ahora queda esperar que avance la investigación, para conocer un fallo definitivo del alto tribunal en el proceso contra Pulgar.