La denuncia “habla de una supuesta compra de votos ocurrida en la Costa Atlántica para favorecer a Iván Duque y en la que supuestamente participó el senador Uribe”, informó CM&.

La aceptación de la denuncia no implica la apertura de un nuevo proceso, pero sería la segunda indagación formal de la que Uribe Vélez es objeto en la Corte Supre aparte del que ya se le sigue por presunta manipulación de testigos.

Este nuevo caso parte del contenido de las interceptaciones telefónicas practicadas a José ‘Ñeñe’ Hernández, agrega El Heraldo. En ellas no solo se menciona a una persona de apellido Uribe, sino que la interlocutora del difunto ganadero, relacionado con narcotraficantes, sería una asesora del congresista y líder del Centro Democrático.

El también expresidente ha negado cualquier implicación con delitos electorales y cualquier relación con Hernández. Este jueves, al conocerse el reparto del caso en la Corte, reaccionó asegurando que se trata de “otra injusticia”: