Las filas de los carros, entre los que llegaban a dejar y los que iban a comprar, era larguísima en la madrugada de este jueves y se mantenía así en la mañana, pues desde las 10:00 de la noche del miércoles, comerciantes y ciudadanos temerosos de una supuesta escases de alimentos llegaron para abastecerse, informó Noticias Caracol.

El pánico injustificado —pues no solo las autoridades han dicho que hay suficiente comida para todos en la ciudad, sino que la alcaldesa Claudia López permitirá que personas que vayan a hacer mercado puedan salir durante el simulacro del aislamiento— hizo que varios aprovechados duplicaran los precios de los alimentos.

De acuerdo con el noticiero, en la madrugada de este jueves, una carga de arveja se vendió en 800.000 y hasta un millón de pesos, cuando normalmente costaba 400.000 pesos.  Situación similar que pasó con otros productos como la mora.

Algunos compradores manifestaron en el medio que las especulaciones nacen al ver que mucha gente se lleva una cantidad exagerada de comida. Sin embargo, el mismo informativo dijo que comprobó que hay alimentos y por montón para garantizar que todos los ciudadanos tengan comida.

Varios expertos, consultados por la BBC, señalaron que las compras exageradas (como sucedió con tapabocas y papel higiénico) son una cuestión psicológica en la que la gente se deja llevar por los demás para comenzar a comprar ciertos productos de una forma desmedida y hasta desesperada. Para otros es una medida desconsiderada y de falta de solidaridad

Pero además de los altos precios, de los que nadie tiene control —manifestó el informativo— llama la atención que en Corabasto se aglomenaron miles de personas que no llevaban medidas de protección.

Incluso, Noticias Caracol señala que en el lugar no había dónde lavarse las manos, ni antibacteriales.

Para evitar la propagación del coronavirus, el Gobierno prohibió la aglomeración de más de 50 personas, y recomendó el constante lavado de manos para evitar enfermarse.

Esa pandemia ya ha contagiado a 102 personas, la mayoría en Bogotá, por lo que la Alcaldía de la ciudad quiere preparar a los bogotanos para una posible cuarentena prolongada obligatoria.