Gómez señaló, en Caracol Radio, que es muy probable que los bogotanos sean sometidos a un confinamiento obligatorio, pero que no tiene certeza de cuándo se iniciará esa medida. No obstante, no descartó que en la Semana Mayor, donde muchos planeaban movilizarse, se implemente esa orden.

Precisamente para preparar a los bogotanos, dijo el secretario en Noticias Caracol, es que este viernes se hará el simulacro de aislamiento (desde las 5:00 de la mañana), que durará hasta la medianoche del lunes 23 de marzo.

La idea es asegurarse de que en una cuarentena obligatoria prolongada, la administración pueda garantizar “servicios esenciales” como el de la seguridad, que los ciudadanos puedan comprar medicamentos, comida, y asistir el médico, explicó Gómez en el informativo.

En ese sentido, aseguró en el noticiero que en el simulacro funcionará Transmilenio, pero con una flota menor a la que acostumbran habilitar, igual que sucederá con los buses del SITP. De igual manera, añadió en el medio, se otorgará un permiso para personas que se vean en la obligación de salir, ya sea para abastecerse de recursos vitales para la supervivencia, o que por sus funciones laborales deban desplazarse.

El secretario preciso, en Noticias Caracol, que no se trata de un “toque de queda”, sino de una medida de concientización para que la gente se “guarde”, y por lo mismo habrá restricción al consumo de alcohol y establecimientos.

En el simulacro no funcionarán restaurantes, pero sí permitirán los domicilios. Para garantizar ese servicio, aseguró Gómez en el medio, se están estableciendo protocolos con plataformas.

Centros comerciales tampoco estarán abierto, pero están mirando la manera de que supermercados que estén dentro de esos establecimientos puedan tener las puertas abiertas, para quienes necesiten abastecerse, manifestó Gómez en el informativo. Además, cajeros y servicios bancarios también quedarán habilitados, aunque de una manera limitada.

“El simulacro se trata de eso. Que ajustemos tuercas, que nos hagan un llamado tranquilo desde la ciudadanía para que nos digan: ‘Miren, no dejen por fuera a esta población’. Por ejemplo, los periodistas nos dijeron: ‘Ustedes tienen que ayudarnos para que podamos ir a cubrir la noticia. La gente tiene que poderse informar’”, aseguró el secretario de Bogotá.

Quien incumpla las medidas, que serán publicadas en un decreto que emitirá la alcaldesa Claudia López este jueves, podrían ser multadas con base en el Código de la Policía. Incluso, en el borrador que ya se encuentra publicado para que la ciudadanía haga las sugerencias y preguntas que desee, se sugiere que pueden encarcelar a los infractores.

Las declaraciones del secretario, sin embargo, no despeja la incertidumbre que nació en buena parte de la población, tras el anunció del simulacro.

En Blu Radio, por ejemplo, leyeron inquietudes de ciudadanos que se preguntaron qué pasará con los celadores, con habitantes de la calle, con los que viven en municipios cercanos y deben venir a la capital, en qué horarios se podrá salir para abastecerse, entre otras muchos interrogantes.

Por ahora, queda esperar que la Alcaldía de Bogotá emita el decreto para establecer cómo deberán comportarse los bogotanos en el  simulacro y en una eventual cuarentena obligatoria.