Las 13 personas que fueron capturadas por este hecho traficaban productos descompuestos, medicinas de contrabando o de uso exclusivo y los presentaban como productos nuevos en farmacias del norte y occidente de Bogotá, así como en algunos locales de San Andresito, informó El Espectador.

Esta banda también obtuvo contratos para “el suministro de medicamentos en EPS, clínicas y hospitales”, añadieron autoridades citadas por el mismo medio, que también expusieron que los criminales tenían varias empresas registradas en Cámara y Comercio como fachada.

Los capturados adquirían productos de uso exclusivo de las EPS y los vendían. Además, traían otros desde Venezuela y Ecuador, indicó el periódico.

Luego de ser transportados en buses de servicio público, a los empaques de los medicamentos ‘chiviados’ se les alteraban sus empaques y, a su vez, se les modificaba la fecha de vencimiento, así como los lotes de fabricación, expuso el rotativo.

Las autoridades desarrollaron operativos en las ciudades de Bogotá y Pereira, en donde incautaron cerca de una tonelada de medicamentos falsos, indicó El Espectador, y añadió que este grupo también distribuía mercancía en otros departamentos del país.