El grave caso de agresión se conoció horas después de que el hombre atacara a la mujer de 30 años, en su vivienda del barrio El Redil, de la localidad de Usaquén, en el norte de Bogotá.

Según los allegados a la víctima, ella tiene al menos 7 heridas de hacha en su cabeza, rostro y cuerpo. El ataque fue en presencia de su hijo de 12 años y fue él el que pidió ayuda. Eso permitió que la mujer sobreviviera, aunque está muy delicada.

Mientras ella lucha por su vida en la Fundación Cardio Infantil, el hombre es prófugo de las autoridades, pues su familia ya presentó la denuncia en la Fiscalía por el intento de feminicidio de Ferro.

El agresor abandonó el lugar en el que atacó a su pareja, la dejó agonizando y amenazó a su hijo. Sin embargo, gracias a la familia de la mujer, se conocen algunos datos sobre él, como que tenía una colección de hachas y que fue con la más pequeña de ellas con la que hirió a la joven, dijo Jeisson Díaz, su hermano, en El Tiempo.

Los amigos también difundieron varias imágenes, tanto de la pareja como de él y unos perfiles de redes sociales, de lo que aparentemente es su negocio.

En esta imagen, por ejemplo, aparece portando una de ellas. La captura de pantalla es de un perfil de redes que ya fue borrado y la hizo uno de los amigos de la víctima que denunció el caso.

Facebook Óscar Salazar / Angela Ferro y Miguel Parra
Facebook Óscar Salazar / Angela Ferro y Miguel Parra

Sin embargo, hay otro similar que continúa activo y que se define como “tienda especializada en mascotas”. En las imágenes promocionales se pueden ver distintas razas de perros o gatos junto a bolsas de alimento.

Las fotos se tomaron, en su mayoría en espacios abiertos, sobre árboles cortados y con las hachas clavadas en lo que queda del tronco.

Estas 6 capturas son un ejemplo de ello:

Captura instagram @lumberjackpets
Captura instagram @lumberjackpets

Aparentemente son imágenes inofensivas, e incluir el hacha en las fotografías cobra sentido si se tiene en cuenta que los dos perfiles incluyen la palabra ‘lumberjack’, que en su traducción al español significa leñador. Además, el logo es la silueta de un lobo aullando, y en su interior se puede divisar un hacha con el palo hacia arriba, como si estuviera clavada.

Las hachas no son más que herramientas de trabajo para algunas personas, pero en este caso una de ellas se convirtió en la peligrosa arma de un hombre —que la familia de Ferro describió en el medio como “celoso y posesivo”— para atacar a su pareja en medio de una discusión por celos, según las versiones de quienes conocen a la pareja, aunque nada de ello lo justifique.