El caso de la muerte de Ana María Castro, que en pocos días cumplirá año de haber ocurrido, sigue calentándose. Gilberto Rendón, excongresista y dos veces candidato a contralor, está recibiendo pagos por parte del padre de Julían Ortegón para ser el apoderado del joven implicado, a quien la Fiscalía podría llegar a imputar cargos por coautoría de homicidio.

“Asumí el caso porque, con la evidencia que hay hasta ahora, estoy absolutamente convencido de que Julián no cometió ningún feminicidio”, le dijo Rendón a El Tiempo.

(Vea también: Revelan video de Ana María Castro en bar: toma aguardiente con Mateo y habla con cantante).

Según El Tiempo, mientras la defensa de Paul Naranjo (el otro joven implicado en el caso) sigue dispuesta a aceptar un homicidio culposo (accidental), Ortegón insistirá en su inocencia, motivo por el cual el penalista tomará el caso.

La familia de Paul Naranjo tiene de su lado a Jhon Cadena, quien también tiene una marcada reputación en los tribunales.

De ahí se deriva uno de los enfrentamientos judiciales más polémicos en los últimos años: Abelardo de la Espriella, que adoptó el caso desde la familia de Ana María Castro, contra Jhon Cadena y  Gilberto Rendón.

Fernando Valente Ortegón, padre de Julián Ortegón, es un reconocido cantante de música mexicana. El mencionado medio indica que hizo fama en la plaza Garibaldi y en local El Rancho, en donde cantaba mientras montaba a caballo.

“Paul es muy amigo de Julián y fue a recogerlo al negocio de comidas que administra. Tuvo que esperar a que hiciera caja antes de salir a buscar a Ana María”, dice un allegado a la familia Ortegón.