Después de que el expresidente Álvaro Uribe dijera que, si la alcaldesa de Bogotá está inconforme con el Gobierno del presidente Iván Duque, debería dejarle al mandatario la administración de la ciudad, se alzaron voces a favor y en contra, como es natural, pues ya se sabe que los dos andas por orillas opuestas.

Pero una opinión a favor de Claudia López ha llamado la atención por provenir de uno de sus más asiduos críticos, el concejal Carlos Fernando Galán.

De hecho, Galán, en uno de sus últimos ataques a López, en febrero pasado, sostuvo que ella causa miedo para venderse como la que va a proteger y a salvar a los bogotanos, y que percibía esa estrategia en los discursos de la alcaldesa a la ciudadanía.

En este episodio, sin embargo, en el que el expresidente Uribe plantea que ella deje la alcaldía en manos de Duque, el concejal le recuerda al también exsenador que López “fue elegida en democracia”.

López también le respondió a Uribe este viernes, diciéndole que ella está muy ocupada salvando vidas para ponerle cuidado.

Galán va un poco más allá y no solo esgrime el argumento de la democracia. También relaciona la idea de Uribe con otro propósito vinculado a la reforma tributaria que presentó el ministro de Hacienda este jueves al Congreso.

“El llamado [de Uribe] a que [López] delegue sus funciones al gobierno Duque no es más que una distracción para que la gente no debata la reforma tributaria del gobierno nacional”, agregó Galán en Twitter.