Luego de que Chagüi celebrara que el Gobierno firmó un decreto para retomar la erradicación de cultivos de coca con glifosato, el portal Cuestión Pública indica que ella está casada con Nicolás Saade, que hoy trabaja en Bayer Colombia, empresa que provee el pesticida.

Saade, dice el portal, es representante legal para la celebración de contratos de la filial colombiana de Bayer, aunque en su cuenta de Linkedin se describe como director comercial de esa empresa, desde hace 3 años.

La senadora uribista no solo manifestó su alegría en redes porque se conocieran las regiones donde van a retomar la aspersión aérea, sino que hasta se reunió con el ministro de Defensa, Diego Molano, para expresarle su felicidad por “la buena noticia”, como se escucha a continuación:

Respuesta de Ruby Chagüi por señalamiento de Cuestión Pública

Ante la información del portal, la senadora emitió un comunicado en el que asegura que no tiene conflicto de intereses ni está impedida para opinar sobre la erradicación de cultivos ilícitos.

“Siempre he respaldado la erradicación de cultivos ilícitos porque Colombia, como ningún otro país, ha sufrido las terribles consecuencias de las drogas ilegales, destructoras de la vida humana y la naturaleza, causantes de dolor para las familias y de violencia para la Nación, financiadoras de los grupos terroristas; un problema mundial según la Organización de las Naciones Unidas”, expuso.

Además, dijo que la lucha contra las drogas ilegales ha sido una de sus banderas y del uribismo.

Dijo que —para ella— la aspersión aérea es la forma más eficaz de reducir el área sembrada con coca, “y es la menos riesgosa para la vida humana porque evita los asesinatos […] que puede traer la erradicación manual”.

Sobre la posición de su esposo en Bayer, la senadora Chagüi dijo: “Mi esposo es director comercial para la unidad de consumo masivo de Bayer en Colombia, y no negocia contratos con el Estado, tampoco tiene relación alguna con la unidad de negocios de agricultura sostenible, unidad que en ningún caso tiene relación con erradicación de cultivos ilícitos”.

La información publicada por cuestión pública hizo que hasta Bayer emitiera su comunicado, donde manifestó que no tiene interés comercial en proveer de glifosato para la erradicación de cultivos ilícitos. 

Comunicado de Bayer
Comunicado de Bayer

De otro lado, mientras la congresista del Centro Democrático festeja, otros, del propio gabinete del presidente Iván Duque, evitan pronunciarse sobre el tema del glifosato.

Es el caso del ministro de Salud, Fernando Ruiz, que radicó una declaratoria de impedimiento para dar su concepto sobre el herbicida, pues en 2015, cuando era viceministro en la misma cartera, aseguró que el químico era cancerígeno. 

Algo similar le sucedió al el ahora alto consejero de comunicaciones de Duque, Hassan Nassar, que rechazaba la aspersión aérea y aseguraba que no servía para acabar con los cultivos de coca.

Bayer, demandada en EE. UU. por casos de cáncer que atribuyen al glifosato

El año pasado, la compañía anunció en un comunicado que iba a destinar más de 10.000 millones de dólares a resolver 125.000 demandas, aunque dijo que no iba a reconocer ninguna responsabilidad.

Bayer compró en 2019 a su rival Monsanto por 63.000 millones de dólares. Desde entonces ha tenido que lidiar con todas las demandas que esa compañía tenía en su contra por glifosato. Sin embargo, asegura que el perjuicio para la salud humana no ha podido ser demostrado ante ningún tribunal desde que empezó a ser comercializado, en los años 1970.