Mi hermana estaba sin trabajo; la pandemia hace que la vida sea más dura. Él le dijo que fuera a ver qué pasaba, pero yo creo que ella más o menos sabía qué iba a pedirle él, porque él siempre era así”, relató la joven a Noticias Caracol. 

El sacerdote, identificado como Rafael Antonio Rojas, estuvo encargado durante 7 años de la parroquia Santa María del Monte, en el barrio San Luis, ubicado en la salida de Bogotá hacia La Calera (oriente), añadió ese informativo.

La joven denunciante afirmó, a ese noticiero, que los presuntos abusos sexuales del sacerdote habrían sido recurrentes desde hace algunos años e incluso reveló un hecho sorprendente. 

Ella sufrió un aborto de él. Ella fue abusada desde muy pequeña, desde los 13 o 14 años”, agregó la mujer, en ese medio. 

Las denuncias de las 2 hermanas llegaron en primera instancia a la Secretaría de la Mujer de Bogotá, donde se inició el proceso de acompañamiento para ellas. 

Las víctimas fueron valientes y denunciaron. El victimario ya fue capturado. En este caso, las víctimas acudieron a la Secretaría de la Mujer y las acompañamos en la fase inicial de atención y orientación. Por eso, el mensaje central para las mujeres es que se acerquen a la Secretaría de la Mujer”, indicó a ese noticiero Diana Rodríguez Franco, secretaria Distrital de la Mujer. 

Por su parte, el coronel Necton Lincon Borja, comandante operativo de la Policía de Bogotá, señaló en diálogo con Caracol Radio más detalles de la investigación y del método presuntamente usado por el sacerdote para supuestamente cometer los abusos.

Este es el momento de la captura del sacerdote, publicado por Caracol Radio:

[El sacerdote] se había ganado la confianza de la familia y terminó abusando sexualmente de las dos hermanas. Se está en búsqueda de más denuncias, con acompañamiento de la Secretaría de la Mujer”, apuntó a esa emisora el coronel Borja. 

Los más sorprendidos por este caso fueron algunos de los vecinos de ese barrio del oriente de Bogotá, quienes manifestaron en Noticias Caracol su asombro.  

Es un buen personaje, un señor que colaboró con la comunidad de San Luis”. “Excelente persona, les daba trabajo a todos en el barrio y traía mercados”, fueron algunos de los comentarios de residentes de la zona, recopilados por ese informativo. 

Lo que ya es un hecho es que el sacerdote fue cobijado con medida de aseguramiento intramural por un juez de control de garantías y deberá ir a juicio para demostrar su inocencia, concluyó el noticiero.

Este es el informe del caso, publicado por Noticias Caracol: