La Fiscalía la capturó y la judicializó por los delitos de hurto calificado y agravado y le dictó medida de aseguramiento de carácter domiciliario.

El pasado 6 de julio, con la complicidad de otro hombre, la joven se llevó dinero en efectivo, joyas y relojes por un valor de 350 millones de pesos.

Los elementos hurtados estaban guardados en una caja fuerte que el novio de la mujer, de 63 años de edad, tenía en su apartamento ubicado en el barrio El Poblado de Medellín.

Los investigadores establecieron que dos días antes de los hechos, Arredondo López le habría propuesto a un vigilante de la urbanización que le ayudara a cometer el hurto a cambio de 50 millones de pesos, pero el empleado se negó a la propuesta ilícita.

Se determinó además que para violentar la caja de seguridad la investigada autorizó el ingreso de una tercera persona, con la excusa de que debía realizar algunos trabajos en el inmueble.

La procesada fue capturada por la Sijín de la Policiía Nacional y no se allanó a los cargos imputados por un fiscal de la Estructura de Apoyo (EDA).