Como se ve en la grabación de una cámara de seguridad, difundida por Noticias Caracol, el ladrón llegó hasta el negocio, entró y dijo que estaba interesado en comprar una bicimoto, pero que estaba esperando a su esposa.

El sujeto se sentó, tomó tinto tranquilamente y en un momento se paró para sacar una pistola y amenazar a los 7 trabajadores del lugar. El robo se dio en la autopista norte con calle 127 (norte de Bogotá).

Posteriormente, encerró a los trabajadores en dos cuartos diferentes y les robó celulares, joyas y documentos.

En medio del atraco, el individuo agredió a uno de los trabajadores del sitio con su pistola. Luego de la agresión, concluyó su robo y procedió a retirarse del establecimiento.

Ya afuera, el individuo se dio cuenta de que la Policía estaba llegando al sitio. Según contó una trabajadora asaltada, en diálogo con ese noticiero, alguien habría alcanzado a alertar sobre el robo.

Sin embargo, lo insólito llegó cuando el delincuente, que escapaba en una cicla robada, se detuvo y charló amigablemente con los policías. Luego de algunos segundos, el sujeto se fue tranquilamente por la cicloruta.

Al ver las imágenes, la indignación de los trabajadores se dio por la actitud de los policías, quienes hablaron con el ladrón, pero lo dejaron escapar en sus narices.

Al respecto, el coronel Simón Cornejo, comandante de la estación de Policía de Suba, manifestó en Noticias Caracol que los uniformados que llegaron hasta el sitio no estaban enterados del robo (versión contraria a la que dio una trabajadora del lugar).

“Ellos no tenían conocimiento del hecho que se había presentado. Sin embargo, se está adelantando la investigación en contra de los uniformados por si se llegó a presentar alguna falla en el servicio”, concluyó el coronel Cornejo, en ese canal.

Este es el informe del caso, publicado por Noticias Caracol: