Juan Francisco Espinosa, director de Migración Colombia, informó que desde cuando se produjo la imposición de la prueba PCR para el ingreso al territorio colombiano, han llegado un poco más de 70.000 personas, de las cuales, ya se han detectado 10 casos de viajeros que lo han hecho aparentemente con pruebas positivas para coronavirus.

De esos 10 casos, 6 han sido en Bogotá, como el pasajero que aterrizó en el Aeropuerto El Dorado procedente de Houston, o el puertorriqueño que viajó a Bogotá sabiendo que tenía COVID-19, y cuatro en Cali. En todo caso, dijo Espinosa en Noticias Caracol, todos “afortunadamente han sido detectados de manera oportuna”.

Para Espinosa, eso quiere decir que “los protocolos están funcionando”. El funcionario consideró que, si bien 10 casos en 70.000 es un dato pequeño porcentualmente, “un solo caso es lo suficientemente grave para que levantemos las alertas”.

No hay derecho a que una persona se embarque en un avión siendo positiva, poniendo en riesgo a todas esas familias que van en ese avión o están en los aeropuertos, confiando en el buen criterio de los demás”, lamentó Espinosa en el informativo.

En manos de Fiscalía, casos de viajeros que llegan con coronavirus

“Por eso, cada uno de esos viajeros ha implicado apertura de proceso sancionatorio, la investigación frente a la aerolínea y además se han enviado copias a la Fiscalía General de la Nación por considerar que este acto absolutamente desmedido pone en riesgo la salud de las familias colombianas y de los propios extranjeros y no puede ser tolerado”, advirtió.

En criterio de Espinosa, “una persona, a sabiendas de que es positiva de COVID-19, que toma la decisión de exponer a terceros, pues está poniendo en riesgo no solo su salud, sino la de los demás en un sistema indeterminado porque está compartiendo el entorno aeroportuario del lugar de origen, el avión con cientos de personas y por supuesto en Colombia a su llegada el aeropuerto”.

En ese sentido, Óscar Guateque, presidente de la Unión Nacional Sindical de Empleados de Migración Colombia, llamó la atención sobre el altísimo riesgo que corren los funcionarios de Migración Colombia, que son los que están en la primera línea al recibir a los viajeros que llegan al país.

“La autoridad migratoria del país está preparada para asumir el reto; el problema es que los controles sanitarios que se hacen en el aeropuerto y la norma que expidió el Gobierno definitivamente nos deja sin herramientas a las autoridades para contrarrestar estas situaciones que se están presentando”, se quejó Guateque en la emisora.

A los oficiales de Migración Colombia no se les hacen pruebas ni periódicas ni aleatorias para identificar si tenemos oficiales de Migración sin síntomas o asintomáticos que estén contagiados de COVID-19”, alertó Guateque. “Esto aumenta el riesgo de contagio en los demás oficiales de Migración y a su vez los convierte, a los asintomáticos, en potenciales propagadores del virus”.

También sostuvo que las EPS “están tardado demasiado tanto en la toma de la muestra como en el resultado”, lo cual “implica que a la fecha generalmente el trabajador, así se haya hecho la prueba, entonces deba esperar un número indeterminado de días hasta que salga el resultado y producto de ello vuelva a la prestación del servicio. O, en su defecto, que pase el número de días sin que le hayan tomado la prueba y la administración lo convoque nuevamente a laborar sin que se haya tomado la prueba, porque supuestamente superó los 14 días del aislamiento”.