En el texto, el onceno caleño informó que fue necesario practicarle “múltiples estudios” al jugador con el fin de descartar “cualquier tipo de anomalía”.

En la mañana del pasado sábado Ramos sufrió algunos mareos luego del entrenamiento en la sede deportiva del América de Cali y como se prolongaron a lo largo del día, los médicos del equipo decidieron trasladarlo a una clínica de la capital del Valle valorar su estado de salud.

Por más de un día fue sometido a diversos exámenes para “analizar que el mareo no tuviera relación de origen cardiovascular o neurogénico”, detalló el comunicado.

Además se intentó establecer si el deportista presentó “una miocardiopatía de origen pos-covid”, pues Ramos fue uno de los varios contagiados en el equipo rojo del Valle del Cauca. Según su presidente, la enfermedad alcanzó a por lo menos el 80 % de los jugadores que conforman el plantel.

Pese a que el comunicado del equipo no detalla si encontraron alguna relación del virus con el malestar del jugador, el médico del equipo, Gabriel Ochoa, aseguró en Blu Radio que no se descarta esa hipótesis:

“Él tuvo COVID positivo hace seis semanas y como se muestra en la población general es que pudo haber inflamación de miocarditis o una secuela transitoria”.

El doctor también precisó en la emisora que con las pruebas que le practicaron a Adrián Ramos no lograron explicar qué le pasó: “No hay falla cardiaca, no hay evento neurológico. En este tipo de casos a muchos de los pacientes nunca se les encuentra nada y no vuelven a aparecer síntomas en el tiempo”.

Tanto el médico Ochoa como el comunicado del América puntualizaron que seguirán evaluando su estado de salud, aunque ya está autorizado para reintegrarse a los entrenamientos mañana mismo, pero “de forma leve a moderada”.

Al regresar a su casa, Ramos se tomó unos minutos para dar un parte alentador a sus seguidores y agradecerles por la buena energía, así como la atención de los médicos:

Comunicado del América de Cali sobre Adrián Ramos