Aunque la entidad no participó en el operativo donde 42 hombres y 23 mujeres de nacionalidad venezolana fueron descubiertos en una fiesta, durante la cuarentena de la localidad de Kennedy (suroccidente de Bogotá), la Policía entregó la documentación de todos los que participaron para comenzar su proceso de expulsión.

“Se han abierto los procesos sancionatorios, y, lamentablemente, esta mala decisión puede dar lugar a la cancelación de sus permisos en Colombia y a una sanción de deportación o expulsión del territorio nacional“, dijo Espinosa en Noticias Caracol.

Colombia podría utilizar cualquier frontera para enviar a los venezolanos, que además recibieron una multa por incumplir con las medidas impuestas por la Alcaldía de Bogotá, a su país.

“La pandemia no distingue pasaporte, así que persona que esté atentando o afectando contra los intereses de la nación, contra la propia seguridad de todos nosotros y de nuestras familias, tiene que tener consecuencias; en ese sentido, estamos procediendo”, agregó el director de Migración Colombia en el medio.

Tras el caso de los venezolanos, la entidad publicó un comunicado en el que advirtió que cualquier extranjero que sea sorprendido violando las medidas de bioseguridad en Colombia “será expulsado”.

Hasta este lunes, más de 600 ciudadanos de otros países han sido expulsados del territorio nacional “por no cumplir con las normas establecidas y poner en riesgo la seguridad nacional”, indicó la entidad.

La rigurosidad también se aplicaría a los turistas que viajan a Colombia pese a que tienen prueba COVID-19 positiva, casos que ya se han visto.

Hace una semana un hombre viajó desde Estados Unidos a Bogotá pese a que sus análisis indicaban que tenía coronavirus.

Lo mismo sucedió con dos extranjeros que este lunes llegaron desde México con prueba de COVID-19 positiva.

Fiesta de venezolanos durante cuarentena en Bogotá

Los 65 extranjeros estaban en un local de la Primero de Mayo aglomerados bailando y bebiendo alcohol, en la madrugada de este lunes, pese a que en la ciudad regía la ley seca y la cuarentena estricta, que se volverá a aplicar este fin de semana, por el aumento de casos de COVID-19.

La misma comunidad alertó a la Policía de la fiesta clandestina; después de verificar la nacionalidad de los fiesteros, enviaron el caso a Migración.

El local, un establecimiento para entretenimiento de adultos, fue sellado.