Cantillo, de 30 años, andaba por las calles del pueblo con la granada “de fragmentación IM-26, de fabricación industrial”, escondida dentro de la ropa, informó El Heraldo. 

Después de ser retenido por las autoridades, fue judicializado por el delito de porte ilegal de arma de fuego, municiones o explosivos y trasladado a la Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía, en Soledad, detalló el diario.

Posteriormente, fue llevado a la cárcel Modelo de Barranquilla, donde ya había estado recluido, agregó el portal regional Zona Cero. 

El individuo había sido capturado en enero de 2019 por estar presuntamente implicado en el homicidio de un adolescente, en abril de 2018, en el barrio La Central de ese municipio y hace tan solo 5 días había recobrado su libertad, concluyó el medio local.