Así lo denunció este lunes el Gobierno, que aseguró que un buen número de esas agresiones se ha producido contra el personal que atiende la pandemia por el coronavirus.

Los casos representan “un aumento del 63 % frente al mismo periodo” de 2019, cuando hubo 148 incidentes e infracciones, dijo el Ministerio de Salud en un comunicado.

Las agresiones van desde amenazas y discriminación hasta lesiones contra el personal sanitario. Según el informe, en este tiempo también se ha obstaculizado la atención de heridos y enfermos.

“El 38 % de los casos de agresión a trabajadores de la salud se dio en un contexto de relación con la pandemia“, precisó el Ministerio.

De acuerdo con las autoridades, estos enfermeros, médicos, conductores de ambulancias, técnicos y auxiliares han llegado a ser “acusados de negligencia médica o discriminados por ser considerados foco de contagio”.

Asimismo, en los meses analizados “aumentaron las acciones” de los grupos armados financiados por el narcotráfico contra las misiones médicas en las zonas de frontera.

Colombia soporta un nuevo embate de la violencia, especialmente en las áreas limítrofes, tras el acuerdo de paz que permitió el desarme de las Farc en 2017. Sin embargo, hubo grupos que se marginaron de ese pacto y ahora se disputan el control de algunos territorios con otras guerrillas y bandas del narco.

El Gobierno dio a conocer el aumento de los ataques a las misiones médicas cuando el país, de 50 millones de habitantes, se acerca al millón de contagios (incluidas 29.102 muertes) desde que detectó la primera infección el 6 de marzo.

Colombia estuvo bajo confinamiento estricto entre el 25 de marzo y el pr1 de septiembre, antes de relajar las medidas frente al descalabro de la economía, severamente afectada por el encierro y la caída internacional de los precios del petróleo.