“Qué dolorosa noticia: Heidis, de 12 años, fue hallada sin vida y con signos de maltrato y violencia sexual”, escribió Gaviria en su cuenta de Twitter.

No obstante, El Colombiano confirmó que la niña en realidad tenía 14 años de edad, estudiaba bachillerato y que su cuerpo fue hallado el pasado 8 de febrero abandonado en un cañaduzal, en la vereda Palmeras, del corregimiento Mello Villavicencio.

El salvaje ataque contra la menor se conoció este miércoles debido a que, según ese medio, autoridades forenses exhumaron el cuerpo para trasladarlo a Medicina Legal y establecer las causas de su muerte.

Esto, porque el cuerpo de la joven lo sepultaron en medio de un procedimiento que fue cuestionado por el secretario de Gobierno departamental, Luis Fernando Suárez, ya que no se hizo un manejo adecuado de la evidencia:

“Los bomberos extrajeron el cuerpo de la quebrada y lo llevaron al pueblo, donde una médica rural hizo una certificación, después de lo cual fue enterrado”, comentó Suárez en el medio regional.

En cuanto a la joven víctima, el periódico detalló que llevaba “perdida un día y medio” en la zona, pero que su familia no había reportado la desaparición.

También, dice, cuando hallaron sus restos tenía “señales visibles de tortura y estaba amarrada, por lo que la hipótesis inicial de las autoridades es que se trató de un homicidio y, al parecer, de una agresión sexual”.

El crimen de Heidis Moreno generó conmoción entre los antioqueños, pues según autoridades desde hace varios años no se registraba un caso tan escabroso y menos en contra de una niña.