El reporte de la seccional de Protección y Servicios Especializados de la Policía del Valle del Cauca indica, según Noticias Caracol, que varios de los perros y gatos que estaban en el albergue, ubicado en La Unión, “se vieron forzados a comer sus propios excrementos” e incluso tuvieron que alimentarse de animales que ya habían muerto para sobrevivir.

Los perros y gatos rescatados tenían señales de maltrato, desnutrición y, de acuerdo con el noticiero, varios estaban encadenados y hacinados en jaulas sin buenas condiciones.

El albergue pertenecía a dos “abuelos” que se suponen recibían ayudas de varios voluntarios para mantener a los animales, denunció la comunidad, que hizo el llamado a las autoridades, reportó el informativo.

Los 74 animales, 28 perros y 4 gatos, fueron trasladados a lugares donde se les brindó “garantías”, dijo el mayor Omar Mosquera al noticiero, y varios de ellos ya están listo para ser adoptados.

La noticia se conoce días después de que se hallaran decenas de animales sacrificados en una lujosa vivienda de Bogotá, y que en Soacha, Cundinamarca, reportaran más de 40 perros muertos, con muestras de maltrato y envenenados.

El maltrato animal en Colombia es un delito, por el que se pueden pagar penas en prisión entre 12 y 36 meses.