Esto, por cuenta del reciente asesinato del patrullero Edwin Caro, quien murió baleado luego de detener a dos presuntos domiciliarios que en realidad eran delincuentes venezolanos.

“Se prohíbe el parrillero en motos a domicilio. Los domiciliarios no necesitan parrillero. Parrillero en moto de domicilio queda absolutamente prohibido y restringido en la ciudad de Bogotá”, recalco López, en rueda de prensa este viernes.

López añadió que se endurecerán las condiciones para los domiciliarios, quienes ahora deberán estar plenamente identificados en diferentes partes del vehículo y de las prendas que visten.

“Todo vehículo que se use para esta actividad de domicilios, sea bicicleta, moto o carro; vamos a imponerles que tengan identificación en el chaleco, maletín de domicilio y casco. Que sepamos la empresa, nombre y número con el que está identificada esa persona. Para que podamos verificar si realmente esa persona trabaja”, indicó la alcaldesa.

Los anuncios de López, después de un consejo extraordinario de seguridad, se extendieron a un pedido que le hizo al Gobierno Nacional para buscar reducir el porte de armas en la ciudad.

“Hemos radicado en esta semana al señor presidente de la República la solicitud, a través del ministro de Defensa, basta un decreto del Gobierno Nacional para que por favor se limite la libre importación, venta y uso de armas traumáticas. Las armas traumáticas no son juguetes. Son armas que pueden matar y hemos detectado que cada vez se usan más armas traumáticas para hurtos”, sentenció López.

Este fue el anuncio de la alcaldesa: