El documento de las autoridades, obtenido por este medio, contempla que mientras tomaban unos tragos dentro de una vivienda en el barrio Villa Luz, noroccidente de Bogotá, se desató la riña entre “el uniformado y su excuñado”.

Esas primeras versiones judiciales indicaron que en la noche de este domingo, el policía — identificado como Rafael Puerta y adscrito a la estación de Policía de Teusaquillo— quiso agredir a “su expareja sentimental”, por lo que el hermano de ella —identificado como Nelson Arlés Tabares Ramírez— intervino en la discusión.

En ese momento, contaron los testigos a las autoridades investigativas, los hombres se enfrascaron en una riña y “se agredieron físicamente” entre los dos. La discusión comenzó sobre las 01:30 de la madrugada, estableció este medio.

Al darse cuenta de la situación, las demás personas que tomaban licor en el lugar —en plena cuarentena preventiva obligatoria— trataron de mediar en la pelea y, finalmente, separaron a los involucrados.

Según la versión de Yuly Tabares, hermana de la víctima y esposa del uniformado, “solo se trató de una pelea de tragos en la que, en ningún momento, hubo una golpiza”.

La mujer aseguró a Pulzo que Puerta es su actual pareja y “nunca tuvo problemas con mi hermano”; por el contrario, “siempre tuvieron una buena relación”.

Sobre el día de los hechos, ella desmiente que el policía haya intentado golpearla y que por esta razón su hermano, que supuestamente trató de defenderla, comenzó la discusión. La aclaración la hizo, a propósito, de la publicación inicial de esta nota en la que se confirmaba que el occiso había defendido a su hermana de una presunta agresión, y con base en el informe judicial.

Acerca de la riña, los familiares de la víctima aseveraron que, al menos, cinco personas intervinieron. “Nos llevamos a mi hermano (víctima) al apartamento de al lado y lo encerramos. Él estaba muy alterado y empezó a golpear las mesas y las puertas. Después, creemos que por su alto estado de alteración, se desmayó y convulsionó”, relató Patricia Tabares, hermana del fallecido.

La familia Tabares también contó que en ningún momento llegó una ambulancia al sitio atender la emergencia. Luego de 20 minutos, una patrulla de la Policía arribó al lugar y trasladó a Tabares Ramírez al Hospital de Engativá, donde llegó sin signos vitales.

El hombre tenía 27 años y era conductor. Los médicos le hallaron “politraumatismos en varias partes del cuerpo”, revela el informe policial.

Pese a que aún se desconocen las causas de la muerte de Tabares Ramírez, las autoridades califican el deceso como un hecho de “violencia intrafamiliar”.