La Fiscalía señaló que el victimario, de 41 años de edad, estuvo abusando sexualmente de su hija durante más de una década.

La investigación señala que los abusos comenzaron en el año 2008 cuando la víctima solo era una niña. Los constantes abusos, anota el ente investigador, “se habrían extendido hasta diciembre de 2020”.

Los investigadores del organismo acusador determinaron que cuando la abusada era una adolescente quedó embarazada de su propio padre.

A pesar de su condición, los abusos siguieron después de que la niña dio a luz. Las autoridades no detallaron qué ocurrió con el bebé.

Las violaciones, apunta la institución, se habrían cometido en una vivienda del nororiente de Medellín.

¿Por qué nunca se denunció el caso de abuso en Medellín?

Natalia Rendón, directora de Fiscalías en la seccional Medellín, dijo que la madre de la víctima no denunció los abusos por temor a su pareja. “Era sometida a muchos maltratos”, anotó la fiscal.

De hecho, la Fiscalía agrega que, cuando la víctima cumplió la mayoría edad, su padre la amenazaba con arma un blanca para abusar de ella.

Finalmente, luego de años de abuso, la Fiscalía conoció el caso hasta el pasado 11 de febrero. Una semana después, se capturó al señalado violador.

Al hombre (que no fue identificado) le dieron medida de aseguramiento en centro carcelario. Sin embargo, pese a los testimonios y a la investigación de la Fiscalía, el sujeto no reconoció los cargos que le imputaron. Estos fueron: actos sexuales violentos agravados y acceso carnal violento agravado.

Acá, el testimonio de la fiscal: