“Estamos muy cerca de tener una vacuna”, dijo el mandatario en una aceleración de sus ya optimistas predicciones.

“Estamos a semanas de tener la vacuna… pueden ser tres semanas, cuatro semanas”, dijo en una sesión de preguntas y respuestas con votantes en Pensilvania transmitida por la cadena ABC News y que sembró esperanza entre sus seguidores.

Sin embargo, entre sus oponentes demócratas y las autoridades sanitarias, el anuncio de Trump generó dudas y preocupación, como lo expone Bloomberg, pues aseguran que el mandatario está presionando a los reguladores sanitarios del gobierno y los científicos para aprobar apresuradamente una vacuna con meros motivos electorales.

Entre quienes minimizan el optimismo de Donald Trump está el asesor científico de la Casa Blanca Anthony Fauci, quien asegura que por temprano que se apruebe, la vacuna estaría lista a finales de diciembre y su aplicación en personas comenzaría en 2021, enfatiza el medio económico.

En la entrevista con ABC News, el mandatario estadounidense dijo que parecía como si él hubiera minimizado la pandemia desde el principio, pero que lo que intentaba era no generar pánico entre la población: “No la menosprecié. Por el contrario, yo la sobreaprecié en términos de acción”, dijo el gobernante.

Los seguidores de Donald Trump opinan, según Bloomberg y con base en las teorías de “inmunidad de rebaño” lanzadas por Trump, que el gobierno debería inocular el virus en personas con bajo riesgo de morir para que se logre dicha inmunidad masiva, una teoría que no tiene suficientes bases científicas.

En la actualidad, Estados Unidos registra 6.606.674 casos de coronavirus desde que comenzó la pandemia, que deja en ese país 195-961 fallecidos, según cifras de la Universidad Johns Hopkins actualizadas al 16 de septiembre.