“Tendremos una vacuna segura y eficaz este año y juntos aplastaremos el virus”, afirmó Trump desde la Casa Blanca.

Pese a que el mandatario se muestra optimista al respecto, Estados Unidos llora unos 180.000 muertos por la pandemia y su economía está en recesión a consecuencia de sus medidas para evitar los contagios.

En ese sentido, Trump defendió su estrategia frente al coronavirus y dijo que el plan de su rival, el demócrata Joe Biden, “no es una solución”, sino “una rendición”.

“Mi Gobierno tiene un enfoque diferente. Para salvar tantas vidas como sea posible, nos centramos en la ciencia, los hechos y los datos”, aseguró Trump, pese a que las críticas más recurrentes a su gestión de la crisis han sido por cuestionar conceptos médicos y científicos a la hora de tomar decisiones.

Tan solo en el acto de la noche de este jueves, Trump optó por dar su discurso en el jardín sur de la Casa Blanca ante alrededor de 1.500 personas que asistieron sentadas en sillas completamente juntas y sin apenas mascarillas.