Los camiones llegarán a sus destinos por todo Estados Unidos a partir del lunes para ser inyectados en los primeros miembros de grupos de riesgo.

A primera hora de la mañana comenzaron a abandonar la planta de la farmacéutica camiones de los operadores logísticos Fedex y UPS, que están colaborando y operando conjuntamente para facilitar la distribución de los viales que tienen que ser transportados a temperaturas ultrafrías en todo su recorrido.

Según aseguró este sábado el jefe de la Operación Warp Speed (Más rápido que la velocidad de la luz), el general del Ejército Gus Perna, las primeras vacunas deberían llegar el lunes por la mañana a 145 de los 600 puntos de vacunación establecidos para cubrir este vasto país.

El resto de puntos debería comenzar a tener vacunas disponibles uno o dos días después, con lo que en mayor o menor medida los 50 estados del país tendrán acceso a la vacuna para inmunizar a las poblaciones prioritarias: en un primer momento, personas que viven o trabajan en residencias de ancianos y personal sanitario que se expone a la enfermedad al estar luchando contra la pandemia en primera línea.

En un primer momento salieron de la planta de Pfizer de Michigan y de otra en Wisconsin cerca de 3 millones de dosis, que no serán suficientes para cubrir las necesidades más urgentes en la mayoría de estados del país.

No obstante, el gobierno espera que la cadena de producción y distribución mantenga una “cadencia constante” para poder administrar hasta final de año 40 millones de dosis de la vacuna, que servirían para inmunizar a al menos 20 millones de personas con una vacuna que requiere de dos inyecciones separadas por tres semanas.

Este es el comienzo de la mayor campaña de vacunación de la historia de Estados Unidos y del mundo ー5 países ya están administrando la vacuna de Pfizerー para combatir una pandemia del coronavirus que en Estados Unidos ha dejado casi 300.000 muertos y en el todo el mundo más de 1,6 millones.