A través de un mensaje en Twitter, el fiscal del régimen de Venezuela Tarek William Saab corrigió la cifra inicial de 19 víctimas y anunció la detención del venezolano Luis Alí Martínez, quien “sería el dueño” de la embarcación ‘Mis recuerdos’.

Saab señaló que hay seis personas más relacionadas con el caso y solicitó una alerta roja de Interpol para el ciudadano venezolano Alberto del Valle Abreu Cedeño.

Además, detalló que “las investigaciones” por lo ocurrido las están realizando las fiscalías de Güiria, ubicado en el estado costero de Sucre y limítrofe con Trinidad y Tobago, “con competencia plena adscrita” a la “protección a la familia y la mujer” por los delitos de tráfico y trata de personas.

Horas después, el Gobierno venezolano emitió un comunicado en el que reporta que en la embarcación, que califican de “inadecuada”, viajaban 21 personas que iban a Trinidad y Tobago “a reencontrarse con sus familias” por Navidad y “sin cumplir con las condiciones de seguridad mínimas”. Sin embargo, no han confirmado si el número de muertos se elevó, han hallado a un pasajero vivo o la vigésimo primera persona está desaparecida.

Por otra parte, denuncian que la oposición ha hecho una “criminal explotación” de la noticia para “sacar provecho del dolor de quienes lloran a sus familiares”.

De 22 a por lo menos 50 venezolanos muertos en naufragio

No obstante, el primero en sugerir que la cifra podría ser mayor fue el diputado opositor Robert Alcalá, quien indicó en una rueda de prensa que los fallecidos podrían elevarse a 22, pues la información que maneja es que en el bote iban cerca de 25 personas.

Junto a su par Carlos Valero, Alcalá reconoció que en la zona de Güiria están ocurriendo zarpes ilegales de emigrantes venezolanos diariamente, “con la complicidad” de funcionarios civiles y policiales. Según él, funcionarios policiales cobran a los emigrantes para embarcarlos hacia Trinidad y Tobago, donde, en muchos casos, los esperan familiares.

Valero, miembro de la Comisión de Política Exterior del Parlamento venezolano, indicó que es “altamente” probable que hayan más personas afectadas, sin que esto signifique que sean fallecidos. El parlamentario remarcó que hay unos 40.000 venezolanos en Trinidad y Tobago que “en diciembre quieren reunificarse con su familia”, por lo que no descarta que algunos “viajen en esta temporada” a través de embarcaciones ilegales.

Tienen algunos de ellos allegados con peñeros (pequeñas embarcaciones abiertas) y pueden organizar viajes de este tipo“, agregó y aseguró que parte de la familia del ciudadano Alí Martínez murió en la embarcación siniestrada.

Sin embargo, Noticias Caracol indicó que serían al menos 50 las víctimas de dos embarcaciones, de acuerdo con la ministra del Parlamento Internacional para los Derechos Humanos, con sede Canadá, Karla Henríquez. Según ese medio, la ministra también calculó que habría al menos 25 menores de edad.

No obstante, el noticiero publicó después que la cifra en realidad rondaría los 30 muertos, y que solo tres de ellos serían niños.

Este no es el primer caso de pérdidas humanas al intentar escapar del régimen venezolano hacia las islas de Trinidad y Tobago. A finales de noviembre, un episodio similar sí terminó con un final feliz después de que se hallaran 29 personas perdidas (16 de ellas menores de edad) después de ser devueltas hacia Venezuela por las autoridades trinitarias.