La vicepresidenta electa de EE.UU., Kamala Harris, celebró su llegada a la Casa Blanca y prometió que se romperán barreras para que otras mujeres puedan llegar a ese cargo.

En un emotivo discurso de victoria en Wilmington, Harris agradeció a los estadounidenses haber votado por “la esperanza, la unidad, la decencia, la ciencia y la verdad”.

“Aunque puede que yo vaya a ser la primera mujer en este cargo, no seré la última. Porque cada niña pequeña que nos está viendo esta noche ve que este es un país de posibilidades”, manifestó.

Harris aseguró que no habría llegado a donde está si no fuera por las millones de estadounidenses que participaron en las elecciones este año.

También homenajeó a las “generaciones de mujeres, mujeres negras, asiáticas, blancas, latinas y nativas estadounidenses de toda la historia, que han abierto el camino para el momento de esta noche”.

La aún senadora demócrata por California dio su discurso justo antes de la intervención del presidente electo de EE.UU., Joe Biden, y le agradeció el haber “tenido la audacia” de “elegir a una mujer como su vicepresidenta”.

Harris se comprometió a trabajar “para salvar vidas y derrotar la pandemia”, para reconstruir la economía y combatir la crisis climática, y para “eliminar de raíz el racismo sistémico en el sistema de justicia y la sociedad” del país, un clamor de las protestas de este año en Estados Unidos.

Este es el discurso de Kamala Harris como vicepresidenta electa de EE. UU.