El secretario de Defensa de EE. UU., Mark Esper, aseguró este lunes que “no hay ninguna decisión de abandonar Irak”, tras el anuncio de que se reubicarán las tropas estadounidenses en el territorio iraquí.

“No hay ninguna decisión de abandonar Irak”, afirmó Esper en una comparecencia no anunciada con los periodistas en el Pentágono, minutos después de que se conociera una carta enviada por el Ejército de EE. UU. al Ministerio de Defensa iraquí en la que se apuntaba el movimiento de tropas, sin aclarar si se trataba o no de un repliegue

Las fuerzas militares decían que iban a “reorganizar” las fuerzas de la coalición antiyihadistas con miras a “una retirada de Irak segura y eficaz”, en una carta de la que la AFP pudo consultar una copia.

Dos responsables militares, uno estadounidense y otro iraní, confirmaron a la AFP la autenticidad de la carta, firmada por el general William H. Seely, comandante de las operaciones militares estadounidenses en Irak. 

“Respetamos su decisión soberana que ordena nuestra partida”, agrega la misiva, un día después de que el Parlamento iraquí aprobara una moción para instar al gobierno a expulsar a las tropas extranjeras de Irak.