Aquel día (28 de junio de este año), la joven —identificada como Kyndal McVey— estaba en una fiesta y alguien la desafió a hurtar una de las 2 banderas que Feaster exhibía, informó el New York Post.

Con un rifle, el sujeto le disparó en repetidas ocasiones, hiriéndola en el abdomen y las piernas, por lo que la policía lo arrestó acusándolo de agresión con un arma mortal, indicó el diario estadounidense.

El medio señaló que al agresor le fijaron una fianza por 500.000 dólares (más de 1.800 millones de pesos) para ser liberado, algo con lo que sus abogados no están de acuerdo y por eso pidieron una rebaja.

Para hacer esa solicitud, los abogados argumentaron (entre otras cosas) que su defendido es “un ciudadano patriota” sin antecedentes penales y que actuó en defensa propia al sentir que la joven lo puso en “peligro inminente de muerte o de grandes daños corporales”, recoge el mismo periódico.

De acuerdo con Enid News & Eagle, los abogados también se refirieron a banderas nazi que el hombre exhibía: dijeron que Feaster las izaba porque cree “que la actual situación económica de Estados Unidos no es diferente a la de la República de Weimar de Alemania en la década de 1930, cuando Adolph Hitler fue elegido Canciller”.

Según el diario, ellos también afirmaron que su defendido ha mantenido ese punto de vista “durante los últimos 2 o 3 años” y que la única forma en la que ha dado a conocer públicamente lo que piensa ha sido con las 2 banderas izadas afuera de su casa.

Al final, los abogados señalaron que “Feaster estaba aislado y solo, temiendo por su vida” cuando le robaron su bandera y que por eso disparó, concluyó el medio.