El Gobierno de Cuba denunció este domingo intentos de vincularlo con las protestas y hechos de violencia, asociados a ellas, que se registran en Colombia desde el inicio del paro nacional el pasado 28 de abril, y ratificó su compromiso con la paz en esa nación suramericana.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel (quien relevó a Raúl Castro en abril de este año), afirmó en un mensaje a través de su cuenta de Twitter que “cualquier intento por vincularnos con la situación que vive hoy ese país se estrella contra esa verdad incuestionable”.

El pasado 7 de mayo el Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla protestó por la expulsión del primer secretario de su embajada en Colombia, Omar Rafael García, y calificó de “injustificada e inamistosa” la decisión de Bogotá de declarar “persona non grata” al diplomático de la isla por supuestas “actividades incompatibles con lo previsto en la Convención de Viena”.

Entre tanto, este domingo, el director general para América Latina y el Caribe de la Cancillería cubana, Eugenio Martínez, también rechazó acusaciones de sectores de la política colombiana y de exiliados de origen cubano en Estados Unidos, que intentan responsabilizar a Cuba con la situación en Colombia y consideró que tratan de “esconder las verdaderas causas de las protestas“.

A continuación, el hilo de Twitter con la queja del diplomático cubano:

De acuerdo con la agencia de noticias rusa Sputnik, el representante del Centro Democrático Juan David Vélez denunció el sábado “serios indicios” de la infiltración del Eln y las Farc, en las protestas, así como de los “regímenes” de Cuba y Venezuela en las mismas.

Contra La Habana y Caracas, también se pronunció el senador estadounidense, de origen cubano, Marco Rubio, según la misma agencia, y recordó que este último es un republicano que representa al estado de Florida y es impulsor de las principales sanciones que Estados Unidos impone a Cuba y Venezuela.

(Vea también: Se pospuso negociación entre Gobierno y comité del paro; continuarán este lunes)

Cabe recordar que las relaciones entre los Gobiernos de Cuba y Colombia se encuentran enturbiadas tras la negativa de la isla de extraditar a 4 miembros de la guerrilla del Eln que permanecen en La Habana luego del fallido diálogo de paz con el Gobierno colombiano.

Colombia solicitó su extradición tras el atentado del Eln contra la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, en Bogotá, que hace más de 2 años dejó 22 cadetes muertos.

El pasado enero Estados Unidos volvió a incluir a Cuba en su lista de países patrocinadores del terrorismo, principalmente por la presencia en su territorio de representantes de esa guerrilla.

El Eln comenzó en febrero de 2017 en Quito negociaciones de paz con el anterior Gobierno colombiano de Juan Manuel Santos que en mayo de 2018 fueron trasladadas a La Habana, donde la última ronda de conversaciones concluyó sin avances a principios de agosto de ese mismo año.

El presidente Iván Duque, tras su llegada al poder en 2018, condicionó la continuidad de los diálogos de paz a que ese grupo dejara de secuestrar personas y liberara a las que tiene en cautiverio, lo que la guerrilla se niega a acatar.