Electo Miguel Diaz Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comite Central del Partido Comunista de #Cuba en el #8voCongresoPCC”, anunció el partido en su cuenta de Twitter al término de la elección de los delegados de esta organización política.

Así, en su último día a la cabeza del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, de 89 años, entregó el poder a una nueva generación de dirigentes, en un momento histórico después de 62 años de los hermanos Castro al frente del país, pero sin ningún cambio en la línea política.

“Entregamos la dirección del país a un grupo de dirigentes preparados, curtidos por décadas de experiencia” en la organización y “comprometidos con la ética y los principios de la revolución y el socialismo”, dijo Castro el viernes, durante la apertura del octavo Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), que termina este lunes.

El presidente, Miguel Díaz-Canel, de 60 años, tomó este lunes el relevo como primer secretario del PCC, el máximo cargo en Cuba, una de las cinco naciones comunistas en el mundo, junto con China, Vietnam, Laos y Corea del Norte.

El relevo se da en medio de una profunda crisis económica en el país por la pandemia del coronavirus y el reforzamiento del embargo que mantiene Estados Unidos contra la isla desde hace 60 años.

Aunque es una transición simbólica, en un país donde la mayoría solo ha conocido a Fidel y Raúl Castro al frente del poder, no necesariamente supone un cambio en la línea política de Cuba.

Partido Comunista de Cuba está envejecido

Un total de 300 delegados provenientes de toda la isla, en representación de 700.000 militantes, votaron el domingo de manera directa y secreta para elegir al Comité Central, integrado por 114 miembros.

El nuevo comité anunciará este lunes la conformación del Buró Político, actualmente de 17 integrantes, y la cúpula del partido.

Para John Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial Cuba-Estados Unidos, es necesario un relevo generacional. “En la actualidad, la edad sumada de los tres líderes actuales del Partido Comunista se acerca a 300 años”, dice.

(También puede leer: “Todos somos igual de pobres, excepto ellos”: cubanos, sobre lujo de nieto de Fidel Castro)

La salida de Castro podría estar acompañada de la jubilación de otros militantes que lograron el triunfo de la revolución en 1959, incluido el segundo secretario, José Ramón Machado Ventura, de 90 años, y Ramiro Valdés, de 88 años.

El partido está envejecido. El 42,6 % de sus militantes tiene más de 55 años, lo que frustra las aspiraciones de los jóvenes.

Kavulich considera que en el partido hay una “falta de voluntad para aceptar que ya no necesita luchar por una revolución, sino administrar un país no de mediados del siglo XX, sino de la segunda década del siglo XXI”.

Entre muchos cubanos hay un cansancio por la escasez y las largas filas para abastecerse. El país importa el 80 % de lo que consume.

El gobierno, acosado en los últimos cuatro años por el endurecimiento de sanciones desde Washington, continúa teniendo entre sus prioridades el combate ideológico.

En Cuba solo hay un partido político: el Comunista

“La existencia en Cuba de un único partido ha estado y estará siempre en el foco de las campañas del enemigo”, dijo Castro en su discurso. “Esta unidad debe cuidarse con celo y jamás aceptar la división entre revolucionarios bajo falsos pretextos de mayor democracia”.

En la pizzería en la que trabaja con música de rap de fondo, Luis Enrique Oramas, de 30 años, dice que “si dejaran a las personas opinar lo que piensan, sería como en otros lugares, [habría] dos y hasta tres partidos“.

La nueva dirigencia llega en medio de una expansión de demandas sociales en redes, gracias a la llegada del internet móvil en 2018.

Activistas, artistas e intelectuales mantienen una intensa actividad en redes, en un país donde las manifestaciones son casi inexistentes.

Antes de irse, Castro rechazó que “la mentira, la manipulación y la propagación de noticias falsas ya no conocen límite alguno”, en referencia a las críticas en las redes.

Se trata de “la contrarrevolución interna, que carece de base social, liderazgo y capacidad movilizativa”, añadió.

Durante el congreso, el partido adoptó una resolución para enfrentar la “subversión” política e ideológica.

Mientras se celebraba el congreso del PCC, una veintena de activistas, periodistas independientes y artistas denunciaron en Twitter que la policía les impedía salir de sus casas, un recurso empleado para evitar que se reúnan.