De acuerdo con Dorj Narangerel, director del departamento de relaciones públicas del ministerio de Salud, el joven fue diagnosticado con la enfermedad infecciosa luego de que le realizaran las respectivas pruebas de laboratorio, indicó Xinhua.

La agencia de noticias, igualmente, señaló que 15 personas –que tuvieron algún tipo de contacto con la víctima– fueron puestas en cuarentena obligatoria preventiva, para evitar que el brote se siga propagando.

A pesar de que no se han revelado los resultados de la autopsia, Narangerel aseguró en rueda de prensa que el menor de edad había comido carne de marmota con algunos amigos tres días antes de su muerte, agregó el informativo.

Hace unas semanas, las autoridades sanitarias de Mongolia decretaron el cierre total de la ciudad de Tsetseg, ubicada en la provincia occidental de Khov, debido a que fueron detectados dos casos de peste bubónica.

La Comisión Municipal de China, por su parte, emitió una alerta sanitaria de nivel tres en la localidad de Bayannur después de que el pasado 6 de julio un trabajador fuera diagnosticado con la enfermedad.

Ante el aumento de casos de contagio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que está supervisando de cerca el brote de peste bubónica en el continente asiático, enfatizando que la situación no representa una gran amenaza.

Según el organismo, los patógenos de esta enfermedad infecciosa, que mató a más de 50 millones de personas en el siglo XIV, todavía se presentan en algunos lugares del mundo, produciendo cientos de casos cada año.