Según explica el portal Patch, que informa que la ardilla es el primer caso de peste bubónica en el condado de Jefferson, la enfermedad infecciosa es causada por la bacteria Yersinia pestis y puede ser contraída por humanos y animales domésticos.

Los humanos pueden infectarse a través de picaduras de pulgas infectadas, tos de un animal infectado o por contacto directo con sangre o tejidos de animales infectados, explica el mismo medio.

Por su parte, entre las mascotas son los gatos los más susceptibles a la peste bubónica a diferencia de los perros, aunque estos pueden recoger y transportar pulgas infectadas por la bacteria, explica el portal estadounidense y agrega que los felinos son altamente susceptibles a la peste y pueden morir si no se tratan de inmediato con antibióticos.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos recomendaron llevar a sus mascotas al veterinario para que se les haga un control de pulgas o un chequeo de su estado de salud, además de evitar contactos con animales salvajes, finaliza Patch.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los síntomas de la peste bubónica (fiebre alta, escalofríos, dolor de cabeza, náuseas y dolor extremo e hinchazón de los ganglios linfáticos) suelen aparecer luego de un período máximo de siete días y, si no se trata con antibióticos, tiene una tasa de mortalidad superior al 30 %.

El organismo, además, enfatizó que los patógenos de esta enfermedad, que mató más de 50 millones de personas en el siglo XIV, todavía se presentan en algunos lugares del mundo, produciendo cientos de casos cada año.