De acuerdo con el medio local Alburquerque Journal, en medio del trayecto, uno de los adolescentes llamado Jonathan Rey se sintió mal por haber bebido alcohol después de un fiesta y vomitó el puesto trasero del vehículo.

Ante este hecho, Benedict se detuvo y les pidió que le pagaran la cuota de limpieza por estos incidentes, pero los jóvenes se negaron.

Al no llegar a un acuerdo, el conductor de Uber bajó del carro a Reyes y le disparó al otro pasajero identificado como James Porter.

Michael Patrick, un portavoz de la Oficina del Fiscal del Distrito, comentó al medio estadounidense que los fiscales actualmente están revisando cientos de documentos y videos para acusar a Benedict de asesinato.

Mientras tanto, la familia de la víctima anunció que demandará a Uber por  negligencia porque permitió que Benedict trabajara en la empresa sabiendo que en el 2015 enfrentó cargos por abuso infantil, indicó el mismo medio. 

Actualmente, el conductor se encuentra libre mientras se adelanta la investigación y se programa el juicio.