El sujeto, nacido en Marbella (Málaga) inició una relación sentimental con una mujer, de la cual no revelaron su identidad, en mayo de 2019, pero luego de vivir juntos unos meses, terminaron su noviazgo en junio de 2020, publica el medio 20 Minutos.

El 6 de julio de 2020, 15 días después de que la mujer dio por terminada la relación y se fue a vivir a la casa de su mamá, el intenso hombre intentó convencer a su ex de retomar la relación, indica el mismo medio.

“Con ánimo de coartar su tranquilidad emocional, la llamó de manera insistente hasta en 107 ocasiones entre las 23:56 horas y las 12:44 horas del día siguiente. De estas, 73 llamadas se produjeron cuando la víctima ya había bloqueado el teléfono. Esta situación provocó un lógico desasosiego en la víctima”, dice el fallo condenatorio contra el sujeto, citado por el rotativo español.

La juez de Almería decidió condenarlo a 6 meses de prisión por las múltiples llamadas, pero lo declaró no culpable de amenaza de muerte y violencia durante la relación, pues la mujer también aseguró que, a través de un amigo común, el acusado le dijo que la “mataría a ella y a su familia” si no volvía con él o que durante el noviazgo la sometió a un trato “vejatorio y humillante continuado” con “episodios de agresión física”, detalla 20 Minutos.

La sentencia de prisión se dio porque quedó  “plenamente acreditado” que el acusado llamó 107 veces a su expareja atentando contra la libertad y seguridad de la misma al “imponerle unilateralmente su deseo o voluntad”.

“El acusado era conocedor de la voluntad de su expareja y, pese a ello, continuó con las llamadas con la única intención de imponer ese contacto… Quiso a través de la vía compulsiva encarnada por tal tráfico frenético de llamadas telefónicas imponer su presencia coartando así la libertad de esta… imponiéndole una conducta que la víctima no tenía obligación de soportar”, zanjó la juez, citada por el mismo diario.

Además del medio año en la cárcel, al intenso también se le privó del derecho a la tenencia y porte de armas durante 2 años, se le impuso una orden de alejamiento de 500 metros y la prohibición de comunicarse con su ex durante 2 años, finaliza 20 Minutos.

Este no es el primer caso en el que un hombre en España es judicializado por llamar de manera seguida a una expareja, por ejemplo hubo otro sujeto que estuvo cerca de la cárcel por llamar 40 veces en un día, además de enviar decenas de mensajes, a su ex para pedirle que volvieran.