Desde su aparición del virus en Wuhan a finales de 2019, las autoridades chinas lograron frenar la pandemia y controlar los pequeños brotes gracias a test masivos, confinamientos locales y restricciones de movimiento.

Con la aparición de nuevos casos en la provincia de Hebei, que reportó el viernes 33 nuevos casos confirmados de COVID-19, además de los 51 del día anterior, China llegó a la cifra más alta de contagios, desde julio.

La gran mayoría se detectaron en Shijiazhuang, una ciudad de varios millones de habitantes, que sumando su periferia representa una población de 11 millones. En la ciudad vecina de Xingtai, donde viven 7 millones de personas, se registraron nueve casos.

Los residentes de Shijiazhuang y Xingtai tienen prohibido salir a menos que sea absolutamente necesario, anunciaron el viernes las autoridades de Hebei.

También prometieron “controlar estrictamente el movimiento de personas y vehículos” y todas las urbanizaciones tendrán que estar bajo “gestión cerrada”, un eufemismo para hablar de confinamiento.

Los residentes de Hebei también tienen prohibido entrar en Pekín o salir de la provincia a menos que sea absolutamente necesario.

Los habitantes de cuatro ciudades de Hebei y quince condados de los alrededores de Pekín deben presentar un resultado negativo de COVID-19 en las 72 horas antes de poder entrar en la capital, así como una prueba de que tienen una dirección o un lugar de trabajo allí.

“El brote fue importado del extranjero, pero los orígenes exactos están siendo investigados en profundidad por expertos estatales, provinciales y municipales”, dijo Li Qi, responsable del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Hebei, en una rueda de prensa el viernes.

Li añadió que el brote se concentra en el distrito de Gaocheng, en Shijiazhuang, y que otras infecciones en la provincia estaban relacionadas con ese brote.

Las autoridades chinas suelen relacionar los brotes recurrentes en el país con cepas del virus que circulan en el extranjero, que según Claudia López ya llegó a Colombia, sugiriendo que habrían vuelto a llegar a China con el retorno de viajeros o en envases contaminados de alimentos importados.

Los confinamientos ya han sido decretados por países de Europa y América, incluido Colombia, que para este puente tendrá toque de queda en las principales ciudades y, en Bogotá, habrá cuarentenas por localidades.