La gran noticia para la ciencia y la fauna fue descubierta por unos investigadores del Reino Unido, quienes publicaron su hallazgo en el Zoological Journal of Linnean Society.

El rálido de garganta blanca es un ave que migró de Madagascar (África) y que después acentuarse en el islote de Aldabra, unos 500 kilómetros más al norte, perdió su capacidad de volar.

Esta especie vivió allí hasta que ese territorio quedó bajo las aguas como consecuencia de la elevación del nivel del océano.

Investigadores de la Universidad de Portsmouth y del Museo de Historia Natural de Londres (Inglaterra) llegaron a ese territorio cuando el agua bajó y estudiaron al rálido.

Sin embargo, después encontraron varios fósiles de más de 100.000 años y después de hacer varios análisis, se dieron cuenta que se trataba de la misma especie, detalla el medio especializado.

Las características de las alas demostraron la incapacidad de volar de estas aves, al igual que los huesos de los tobillos, lo que significa que la especie de Madagascar dio origen a las dos especies de rálido no volador que habitaron en Aldabra.

David Martill, de la Escuela de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente de la Universidad de Portsmouth, dijo al Daily Mail que no conoce otro ejemplo de ave que muestre “este fenómeno”.

Además, indicó que únicamente en Aldabra “existe una evidencia fósil disponible que demuestre los efectos del cambio de los niveles del mar en eventos de extinción y recolonización”, publica el rotativo británico.