De acuerdo con un comunicado, mediante comunicación radiofónica se le exhortó a cambiar de rumbo, “instrucción que fue acatada”.

“Felicitaciones, gloriosa Armada. Una vez más demostramos al mundo imperial que esta patria es soberana”, publicó luego del incidente el Comando Operacional de la Fuerza Armada venezolana.

Según la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, un país tiene soberanía para la “exploración y explotación, conservación y administración” de recursos en su zona económica exclusiva, pero terceros Estados tienen “libertades de navegación y sobrevuelo”.

El embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, Samuel Moncada, calificó de “provocación” el episodio. “Los traficantes de la guerra se emocionan porque ven un guardacostas” estadounidense “muy cerca de aguas territoriales venezolanas. Es una típica provocación para aumentar tensión”, escribió Moncada en Twitter.

El incidente coincide con las recrudecidas tensiones entre Caracas y Washington por el respaldo de la Casa Blanca a Juan Guaidó, jefe del Parlamento de mayoría opositora reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países.