La declaración fue emitida por el Consejo de Coordinación Gubernamental de Infraestructura Electoral, un grupo público-privado que opera bajo la órbita del organismo principal de seguridad electoral federal, la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad (CISA).

Los funcionarios, responsables de la seguridad electoral en todo el país, rechazaron las afirmaciones hechas por el presidente Donald Trump y los republicanos de que su derrota ante el demócrata Joe Biden se debe a un fraude y a papeletas perdidas.

El texto fue firmado por los jefes de la Asociación Nacional de Directores Electorales Estatales y la Asociación Nacional de Secretarios de Estado —que son los funcionarios a cargo de las elecciones a nivel estatal— y por el presidente de la Comisión de Asistencia Electoral de Estados Unidos.

Biden, que lidera la votación por una diferencia de más de cinco millones de votos a nivel nacional, aumentó su ventaja este jueves al ganar el estado de Arizona, en el que los demócratas se impusieron por primera vez desde 1996, dijeron cadenas de TV de Estados Unidos.

Con Arizona, Biden tiene 290 votos en el Colegio Electoral contra 217 de Trump. Para conquistar la presidencia en las elecciones de EE.UU. se necesitan 270.

En su declaración, las autoridades electorales de Estados Unidos dijeron que “la elección del 3 de noviembre fue la más segura en la historia de Estados Unidos”.

No hay evidencia de que algún sistema de votación haya eliminado o perdido votos, haya cambiado votos o haya sido alterado de alguna manera“, indicaron.

“Si bien sabemos que hay muchas afirmaciones infundadas e instancias de desinformación sobre nuestro proceso electoral, podemos asegurarles que tenemos la mayor confianza en la seguridad e integridad de los comicios, y ustedes también deberían tenerla“, añadieron.

A la misma conclusión también había llegado New York Times que, luego de consultar con cada estado, aseguró: “No hay evidencia de fraude electoral”. El diario neoyorquino preguntó a autoridades electorales y dijeron que nada externo afectó resultados.

Fue respuesta a otro trino de Donald Trump con información falsa

El comunicado de este jueves de las autoridades electorales de EE.UU. fue emitido horas después de que Trump retuiteó una afirmación infundada sobre un fabricante de máquinas de votación que “eliminó” 2,7 millones de votos que eran para él en todo el país y asignó a Biden cientos de miles de votos que eran para él en Pensilvania y otros estados.

Esta fue la última de una serie de afirmaciones falsas que Trump y los republicanos han hecho para rechazar la victoria de Biden. La compañía Dominion Voting Systems y el Departamento de Estado de Pensilvania negaron rotundamente lo dicho por Trump.

La declaración de los funcionarios de seguridad electoral también se conoció en medio de comentarios de que Trump podría despedir al jefe de CISA, Chris Krebs, quien ha hecho un gran esfuerzo para sofocar las acusaciones de fraude sin fundamento que han surgido mientras se contabilizaban los votos en todo el país.

A pesar de eso, los rumores y las teorías de conspiración que sostienen que supuestamente a Trump le “robaron” la elección han inundado internet, y los republicanos y la campaña de Trump han presentado múltiples demandas en todo el país alegando irregularidades. Hasta ahora, ninguna ha sido comprobada en los tribunales.

En su declaración, los altos funcionarios electorales dijeron que están actualmente “revisando y comprobando dos veces” sus resultados estatales y locales antes de certificar las cifras finales.

“Cuando los estados tienen elecciones reñidas, muchos vuelven a contar las boletas. Todos los estados con resultados ajustados en los comicios presidenciales de 2020 tienen registros en papel de cada voto, lo que permite la posibilidad de volver atrás y contar cada boleta si es necesario”, dijeron los funcionarios.