La cadena Fox, que siempre ha sido afín a las políticas y las maneras de Donald Trump, pero que le dio la espalda en los últimos días al presidente, asegura que tiene pruebas de que los muertos votaron en estas elecciones y culpa a los demócratas de la desorganización y la vulnerabilidad a la manipulación de estas elecciones.

Fox da el ejemplo de una mujer, llamada Deborah Jean Christiansen, que era muy querida en su vecindario en el estado de Georgia (una de las zonas donde Donald Trump comenzó ganando y terminó perdiendo), y habría votado por Joe Biden, pese a que la mujer murió en mayo pasado, cuando faltaban meses para que se habilitaran los votos anticipados.

Otro fallecido, James Blalock, del mismo estado, también apareció como votante pese a haber muerto en 2006, así como el sufragio de Linda Kesler, muerta en 2003; estos casos son, como lo expresa Fox de forma irónica, “el triunfo del voto sobre la muerte”.

La cadena dice que los casos son demasiado escasos como para alterar los resultados, pero llama la atención que los muertos hayan votado, todos por correo, lo que según el medio obedecería a los millones de tarjetones que el partido demócrata envió a igual número de personas que ni siquiera los habían solicitado, con “el pretexto de la pandemia”.

Un estudio de Pew Institute del 2012 mencionado por Fox revela que en esa ápoca había unos 2 millones de fallecidos aún registrados como votantes activos en los sistemas electorales de Estados Unidos y en diciembre de 2019, según Fox, aún permanecían 3.000 muertos en dichos listados.

Ante dicha situación, la senadora colombiana del Centro Democrático, que abiertamente apoyó a Donald Trump, trinó acerca de los votos de los muertos:

Finalmente, la cadena hace una grave acusación: “Los demócratas dicen que los votos por correo son necesarios debido al coronavirus pero están mintiendo, pues eso les da una ventaja, ya que se incrementa la posibilidad de fraude a su favor”.

Posiciones como esas han permeado a los votantes republicanos, que también se manifiestan en favor de Trump y a veces adoptan actitudes violentas, como le sucedió a una reportera colombiana que cubría las elecciones en ese país.

Los demócratas se defienden

El principal senador demócrata de Estados Unidos advirtió el jueves a sus colegas republicanos que están “envenenando” la democracia al seguir negándose a reconocer la victoria de Joe Biden sobre el presidente Donald Trump en las elecciones de la semana pasada.

“Acabamos de tener unas elecciones presidenciales divididas y reñidas”, dijo a periodistas el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

“Pero en lugar de trabajar para unir al país y poder luchar contra nuestro enemigo común, el COVID-19, los republicanos en el Congreso están difundiendo teorías de la conspiración, negando la realidad y envenenando la fuente de nuestra democracia”, señaló.

Cinco días después de que todos los principales medios estadounidenses declararon ganador a Biden basados en resultados oficiales, Trump sigue sin admitir que perdió, en una ruptura histórica con los usos tradicionales de la política estadounidense.

Sólo un puñado de republicanos felicitó públicamente a Joe Biden, quien fue miembro del Senado durante décadas, aumentando así la sensación de polarización en Washington.

“Los republicanos del Congreso están poniendo deliberadamente en duda nuestras elecciones sin otra razón que el miedo a Donald Trump”, agregó el máximo demócrata del Senado en rueda de prensa desde el Capitolio.