Con la llegada del siglo XXI se intensificaron cada vez más las publicaciones en torno a cuándo será el fin del mundo y de qué manera se dará. Han sido bastantes los profetas o investigadores que han sorprendido al mundo señalando que el final estaba programado durante las últimas dos décadas, pero fallaron en el intento.

Personajes como Nostradamus y sus profecías siempre han sido objeto de estudio para aquellos curiosos que quieren encontrar información que les ayude a responder esa duda tan enigmática, pero lo cierto es que científicos, académicos y hasta universidades también se han pronunciado al respecto y han aportado su grano de arena a la amplia lista de teorías que hay.

Por ejemplo, Isaac Newton, famoso mundialmente por ser el autor de la Ley de la Gravedad, se animó a pronosticar, a partir de cálculos que hizo en torno al libro del profeta Daniel en el Antiguo Testamento, que el fin del mundo se dará en el año 2060, según reseñó el medio de comunicación español Antena 3.

Ese portal también recogió otras dos teorías sobre el fin de nuestros días. Una de ellas, propiedad de varios científicos, sostiene que un asteroide de un kilómetro de diámetro está rumbo a la Tierra y posiblemente caerá en el Océano Atlántico el 16 de marzo de 2968. De todas maneras, la Nasa asegura que las probabilidades de que nuestro planeta vea la llegada de un asteroide son casi nulas: del 1 %.

La otra teoría en torno al final del mundo tiene como autora a Sabrina Sforza, investigadora de los archivos del Vaticano que sostiene que el cuadro de la ‘La última cena’ contiene un código secreto con el que Da Vinci predijo que el 21 de marzo de 4006 se daría un diluvio universal que acabaría con el planeta el 1 de noviembre de ese año.

Pero hay más teorías al respecto. Este año le dio la vuelta al mundo la que compartió el rabino Matityahu Glazerson, quien asegura que descubrió en un supuesto código oculto de la Torá judía que el fin del mundo será en 2021. El experto manifestó en su canal de YouTube que fue en el libro de Levítico en el Antiguo Testamento de la Biblia donde encintró la supuesta profecía secreta, reseñó La Vanguardia.

Otra hipótesis sobre el fin de nuestros días fue publicada por una investigación de la mismísima Universidad de Harvard. Esa institución académica concluyó en un estudio que la Tierra encontrará el final de la misma manera en que comenzó: con una gran explosión, reseñó en su momento El Confidencial. “Cuando el hidrógeno del Sol se apague, el helio, el carbono o el oxígeno se quemarán y se expandirán de forma masiva hasta destruir la Tierra”, explicó ese medio de comunicación.

Lo tranquilizador es que los investigadores establecieron que, en caso de que se confirmen sus sospechas sobre esa forma en la que el mundo se acabaría, aquella explosión se daría en 11 billones de años.

Más teorías del fin del mundo

Una guerra nuclear, una explosión solar, catástrofes naturales, un meteorito en el 2036 y hasta una pandemia son otros de los temas que acaparan las hipótesis sobre un eventual final de la Tierra. A continuación, un video de algunas de ellas: