Eso se puede concluir de la información que dio en Blu Radio el periodista Tito Puccetti, que dijo que se hizo una revisión de los 434 penaltis que se han cobrado en definiciones en el Mundial de fútbol y en la Eurocopa entre 1976 y 2016, y se encontró que un tiro disparado al mismo lugar al que lo mandó el delantero colombiano nunca fue atajado en ese período.

El periodista no especificó quién hizo la revisión, aunque mencionó que en la metodología usada se dividió el arco en 7 cuadrantes, y así se pudo determinar la efectividad de cada tipo de disparo. Además, agregó que ha habido 7 disparos como el de Mateus Uribe (que estrelló el balón en el palo), todos errados, por supuesto.

Con eso, surge la pregunta: ¿cómo hizo el arquero Jordan Pickford, de Inglaterra, para detener un disparo aparentemente inatajable? La respuesta puede estar en la botella de agua que tenía a la mano durante el partido. En ella, supuestamente, había unos apuntes que le indicaban al guardametas el lugar al que los cobradores colombianos preferían mandar sus disparos.

El artículo continúa abajo

Puccetti recordó que esta no es la primera vez que le hacen una jugada similar al técnico José Pékerman en un Mundial. En Alemania 2006, el entrenador estaba al mando de la selección de Argentina, que llegó a la definición desde el punto penalti contra Alemania. El entonces arquero germano, Jens Lehmann, también había llevado unos apuntes que le ayudaron a detener disparos de los gauchos y darle a su equipo el paso a semifinales.