Luego vino el gol de Dinamarca y nada pudo hacer el conjunto de Ricardo Gareca para evitar la derrota por la mínima diferencia.

“Tuve la oportunidad de hacer un gol de penalti. Eso siempre se me va a quedar”, lamentó el número 8 de la selección peruana tras el partido de despedida que ganaron por 0-2 a la selección de Australia en Sochi.

El artículo continúa abajo

El talentoso jugador de 26 años tuvo protagonismo en el partido de este martes en la conducción de los contragolpes, e incluso fue suya la asistencia para que a los 50 minutos Paolo Guerrero anotara el segundo y definitivo tanto.