El cirujano que operó a la exprotagonista aseguró que usó un estilo de sutura especial y la terapia conocida como Vac para que el proceso de cicatrización fuera óptimo, pero ella no quedó contenta con los resultados.

Mi tatuaje ya no tiene ojo, tiene medio ojo y sin pestañas. Llegó la hora de ver la cicatriz, que es lo que no quería ver“, confesó la empresaria de fajas en sus historias de Instagram, en donde también mostró cómo luce su cola ahora.

Luego, en medio de la dinámica de ‘Hazme una pregunta’, un seguidor le preguntó cómo le quedó la marca por la intervención quirúrgica y Yina, que fue criticada por su médico por bailar durante recuperación, respondió:

“Realmente, el doctor dejó muy bien la cicatriz, porque es muy duro, pero parezco remendada por todo lado“.

Además, Calderón aseguró que prefería haberse quedado ‘culiplancheta’ y usando sus cucos de espuma, pues así se hubiese evitado todo este proceso, que se dio por una inyección de biopolímeros.

Aquí, las historias de la ‘influenciadora’, que ya no aparecen en su perfil personal y fueron replicadas por una cuenta de famosos: