El humorista Alejandro Riaño apeló a una parodia para dar a conocer su opinión sobre la situación que vive Colombia. Ya múltiples personalidades, tanto de la política como del espectáculo, se han manifestado al respecto, pero no de una manera tan elaborada como lo acaba de hacer Riaño con su personaje ‘Juanpis González’, convertido en Hitler, pero aludiendo al expresidente Álvaro Uribe, a Vicky Dávila, a Semana y a RCN.

Riaño, en una producción inusual, se apoya en un grupo de actores para hacer una parodia de la célebre escena de la película ‘La caída’ (Oliver Hirschbiegel, 2004), que recrea los momentos finales de Hitler, en su búnker en Berlín, en 1945, cuando, reunido con Joseph Goebbels y sus generales más cercanos, busca cómo mover las pocas unidades militares que les quedaban ante la avanzada rusa.

Lo primero que impacta a quien ve el video es la producción: la nutrida participación de actores y actrices, con un vestuario esmerado que busca ser lo más fiel a la escena del filme. También, el maquillaje y, claro, las condiciones histriónicas de Riaño, a quien hasta se le enrojecen los ojos de la ira.

Pero hay otras consideraciones de fondo, que se deben tener en cuenta por el momento en que se difunde el video: Colombia supera su octavo día de paro nacional, y en el país se ha abierto una ventana de diálogo para superar la crisis y a dejar de lado las ideas y conductas que exacerben más los ánimos e incendien al país.

En la escena de ‘La caída’, la oficialidad no cree que se pueda hacer mucho ya, y considera que lo que piensa llevar a cabo Hitler resulta materialmente imposible, ya que varias de las unidades con las construye sus planes desesperados ya fueron destruidas. Cuando le comunican esa información, Hitler hace salir a todos, salvo a los cuatro generales de más alto rango y los amonesta con furia diciendo que prefiere suicidarse antes que caer en manos de los aliados.

Los caleños quebraron nuestro frente. En el norte, se tomaron Menga y se dirigen a Buga. Están operando en el sur y en municipios aledaños. En el este, llegaron a la línea del MÍO y lo quemaron. ¡Ajúa!”, le reporta un oficial a ‘Juanpis’, en el video de Riaño.

(También puede leer: Decretar conmoción interior “sería más gasolina para el incendio”, advierte Claudia López)

Con el ataque del Esmad se recuperará todo”, dice ‘Juanpis’, con un aire triunfalista y de convicción.

“Mi Juanpis”, toma impulso el oficial que hace el reporte, y después de pasar saliva con dificultad, intenta seguir: “El Esmad…”.

La cámara enfoca a otro oficial que sí se lanza a dar la mala noticia: “El Esmad no fue capaz da causar suficientes muertes. Su ataque no fue efectivo”.

Alusiones a Álvaro Uribe, María Fernanda Cabal, Vicky Dávila, Semana y RCN

‘Juanpis’, antes de entrar en cólera, ordena que solo se queden con él ‘Cosquillas’, ‘Chambateiro’ (clara alusión al general Zapateiro, comandante del Ejército) y otros dos. “¡Di una orden, güevón! ¡Que el Esmad matara gente era una orden! ¡¿Cómo se atreven a desobedecer mis órdenes?!”.

¡A esto hemos llegado! ¡Mis policías me han mentido! ¡Hasta Duqueins [clara lusión a Iván Duque] me ha mentido! ¡Todos ustedes son una manada de atenidos! ¡Estudien, vagos! [en clara alusión a la senadora María Fernanda Cabal] ¡Son una manada de peludos, archibaldos y fracasados! [en clara alusión a Vicky Dávila] Mis robocops son la escoria del pueblo! ¡Solo tienen huevos de 1.800! [en clara alusión al exministro de Hacienda Alberto Carrasquilla]”.

“Nunca tuve un tercer periodo, pero, sin embargo, con mis propios medios, logré manejar a toda Colombia”, continúa ‘Juanpis’ aludiendo a Uribe. “Bueno, y con RCN. ¡Y ahora Semana! ¡Desde el principio he sido engañado y traicionado por Juanmix [alusión a Juan Manuel Santos]”.

Yo dije: apoyemos el derecho de los policías y soldados de utilizar sus armas, para defender su integridad del terrorismo vandálico [en nueva alusión a lo que plateó Uribe]. Se acabó. Llamen a Vicky y a RCN. Que salgan a decir que Cali está celebrando por el cambio de la reforma y que después rectifiquen. Primero me tomo un vaso de agua con cianuro”.

El recurso de la parodia resulta efectivo para ilustrar lo que está viviendo el país, pero también transita por la delgada línea que separa el humor de los señalamientos. En un país convulsionado, para muchos, puede resultar un verdadero combustible.

Este es el video de Alejandro Riaño: