Durante la conversación con el programa, la presentadora contó que hace 11 años y después de 3 intentos se hizo la mamoplastia de aumento, pero inmediatamente salió del quirófano se dio cuenta de que cometió un error; no obstante, decidió asumir las consecuencias de sus actos.

Cuando yo me veo, digo: ‘¡Caramba! Qué bestia“, explicó Mónica Fonseca al informativo de entretenimiento, y añadió que Juan Pablo Raba, su esposo, es quien más la ha impulsado a que se retire los implantes, porque no la ve feliz con ellos.

La conductora de televisión, que hace meses narró su tortuosa separación con Mark Tacher, confesó que pensar en la parte estética ha sido lo más complicado de tomar la decisión de retirar las prótesis, pero la cicatriz es lo que ahora menos le importa.

Angeline Moncayo, que ha vivido toda una pesadilla por sus implantes, ha sido de gran ayuda para Mónica en el proceso; incluso, esta última ha buscado información y todo lo que ha encontrado en las pacientes que han revertido la mamoplastia es que se sienten liberadas.

Ahora, lo menos que le preocupa es la marca en forma de T que queda en el pecho:

“Planteo la posibilidad de que el doctor me ponga una P, de pendeja”.

Aquí, la entrevista de Mónica, quien enfrentó un angustiante momento con su hija durante el aislamiento: