Los fuertes disturbios ocurrieron en Popayán cuando un nutrido grupo de manifestantes interrumpió al expresidente Álvaro Uribe, y luego comenzó a insultarlo para expresar su malestar por la presencia en esa ciudad.

No obstante, cientos de seguidores del senador del Centro Democrático se opusieron a las ofensas y lo apoyaron con otros gritos.

Al final, la situación desató enfrentamientos y disturbios entre manifestantes y la Fuerza Pública, que tuvo que replegarlos con bombas aturdidoras y gases lacrimógenos.

El artículo continúa abajo

En su cuenta de Twitter, Uribe publicó varios mensajes en los que culpa a docentes de suspender las clases en la universidad e incitar a estos actos agresivos.