La denuncia es hecha por Marta Morales, una mujer cuyos padres —de 94 y 89 años de edad— recibieron una supuesta notificación del Distrito que los amenazaba con dejarlos en la calle.

Los delincuentes, detalla la ciudadana, se aprovecharon de la avanzada edad de las víctimas y de una vieja deuda, pues desde hace 5 años no pagan el impuesto predial.

La mujer detalla que en el mes de febrero trataron de ponerse al día con la obligación y en el Cade de la calle 26 con carrera 30 les dieron cifras concretas de cuánto debían.

En total, eran 17’500.000 pesos que se podían pagar por cuotas. Un funcionario les dijo que tenían que abonar el 30 % de ese valor y desde ese momento podían entrar pagar a plazos.

Sin embargo, en ese momento llegó la pandemia por el coronavirus y su proceso se dilató. Al parecer, ese prolongado tiempo fue aprovechado por los criminales.

“No sé cómo esta banda se entera de que uno debe tanto dinero y mandan al predio una carta con supuesta papelería de la Secretaría de Hacienda, diciendo que era un ‘mandamiento de pago’ que decretaba sanción de embargo por mora por parte del Distrito. Eso, supuestamente, iba encaminado a la retención del bien”, cuenta Morales a Pulzo.

En el falso documento decía que tenían 48 horas para comunicarse con un supuesto número de la Secretaría. Ellos confiaron en la carta pues “todo parecía legal”.

Esta es la carta con la que lograron engañar a la familia Morales:

Suministrada por la víctima.
Suministrada por la víctima.

Llamaron a uno de los números y contestó una supuesta funcionaria de la Secretaría de Hacienda, que resultó ser una estafadora que se identificó como Yensi Julieth Ramírez, cuenta Morales.

Agrega que uno de sus hermanos habló con la delincuente y ella le dijo que, para ponerse al día con las obligaciones tributarias, la familia “primero debía pagar una multa para que no siguieran corriendo intereses” y que con eso se abrían dos posibilidades para cancelar la deuda.

Acá, los falsos datos con el número de cuenta para pagar la falsa multa:

Suministrada por la víctima.
Suministrada por la víctima.

La primera era que el monto podría reducirse a 9’474.000 pesos. La segunda era pagar el 30 % y dar cada mes 2’000.000 de pesos. “Nosotros pedimos un préstamo y dijimos ‘de una vez pagamos todo'”, agrega la mujer.

El 13 de agosto, su hermano fue a pagar la supuesta multa, 1’700.000 pesos, y ahí la mujer le dijo que debía consignar en el banco AV Villas “a un señor”. El familiar de la denunciante le preguntó cómo se iba a soportar dicho pago y ella lo citó en el Cade de la calle 26 para darle un supuesto paz y salvo.

“Mi hermano hizo eso y fue al Cade. Cuando la llamó, ella le dijo que había salido a almorzar y que los turnos para atender esos casos ya se habían acabado. Entonces la estafadora le aseguró que le enviaba el paz y salvo por el correo electrónico”.

Efectivamente, el supuesto paz y salvo —con logos de la Secretaría— llegó. La estafa ya iba en curso.

Este es el recibo de consignación con el primer pago que hizo la familia timada:

Suministrada por la víctima.
Suministrada por la víctima.

Posteriormente, volvieron a hablar con la falsa funcionaria. Ella le dijo al hermano de la denunciante que tenían plazo hasta el 05 de septiembre para tomar alguna sobre las dos opciones o de lo contrario serían embargados.

Inmediatamente, asustado por el supuesto embargo, este martes primero de septiembre a mediodía consignó el valor solicitado. La estafadora le dijo que apenas consignara le avisara para hacer el paz y salvo y enviárselo por correo. Luego, lo mandó al Cade, a la caja 15, para entregar el documento en físico.

“Mi hermano consignó y cuando fue a presentar los papeles le dijeron que todo era falso y que la papelería no pertenecía al Distrito”.

La mujer cuenta que les robaron unos 11’000.000 de pesos.

A continuación, el comprobante del segundo pago efectuado por la familia a los estafadores:

Suministrada por la víctima.
Suministrada por la víctima.

Ahora, a buscar a los estafadores

Marta Morales cuenta que después de recibir el baldado de agua fría, lo único que atinaron a decirle a su hermano fue que se saliera del lugar. La estafa se había consumado.

“Mi hermano la llamó y ahí mismo lo bloqueó”, relata la mujer. Sin embargo, destaca que la estafadora no dejó de delinquir.

“Uno de mis sobrinos la llamó desde otro celular y le dijo que se encontraba en una situación de embargo. Ella le pidió que la llamara al día siguiente. Ella sigue trabajando con eso”, lamentó.

Este martes, la señora Morales puso la denuncia virtual en la Fiscalía, pues asegura que no los atendieron de forma presencial. Agrega que ya tiene asignado un número de caso pero que solo “en 5 días ya se puede hacer seguimiento”.

Pide que las autoridades se apersonen de su caso, pues el monto que les fue robado es considerable. Además, sostiene que hace pública la estafa que sufrió su hogar porque le entristece la idea de que los criminales sigan timando a más familias.

Recuerde siempre seguir las recomendaciones oficiales de las entidades correspondientes para hacer el pago de sus impuestos. Si desea saber cómo completar el trámite del impuesto predial 2020 de Bogotá, aquí puede obtener toda la información.