Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la comisión indicó, según Caracol Radio, que las empresas que más riesgo corren de cerrar en el país son las pequeñas (más de 90.000), seguidas por las medianas (cerca de 6.000) y las grandes (poco más de 406).

La información se alinea con el más reciente informe de la Cepal, en el que se señala que, hasta las primeras semanas de junio, el 96 % de las  empresas en Colombia tuvieron una caída en sus ventas; 75 % de ellas, con una disminución superior al 50%.

Según el organismo, el 82 % de las empresas nacionales solo tendrían recursos para subsistir entre uno o dos meses más.

La preocupante situación en Colombia es un reflejo de lo que sucede en la región, donde están en riesgo 2,7 millones de compañías ( (la mayoría, microempresas), lo que implicaría la pérdida de 8,5 millones de empleos, de acuerdo con la Cepal.

Para evitar la crítica situación la comisión de la ONU propone 4 medidas para que los gobiernos adopten:

1. Ampliar los plazos y los alcances de las líneas de intervención en materia de liquidez y financiamiento para las empresas.

2. Cofinanciar la nómina salarial de las empresas durante seis meses para evitar la destrucción de capacidades.

3. Realizar transferencias directas a los trabajadores autónomos.

4. Apoyar a las grandes empresas de sectores estratégicos que resulten gravemente afectadas por la crisis.

Aunque la administración nacional ya ha adoptado varias de las propuestas que dio la Cepal, las deudas de los arriendos de los locales, la poca producción y el personal de trabajo ha obligado a múltiples empresarios a cerrar sus negocios.

Por lo mismo, la tasa de desempleo en Colombia se disparó a 21,4 % en mayo, después del peor trimestre de la historia económica del país.