El estudio, que contó con el apoyo del gobierno de Canadá, advierte sobre una inminente amenaza de precarización de miles de trabajos por las propuestas recientes del piso de protección social y los contratos de cero horas.

De acuerdo con Cuso Internacional, el piso de protección social, incluido en el Plan de Desarrollo 2018–2022, podría incentivar las alternativas de contratación que priorizan la reducción de costos laborales, en detrimento de las condiciones de trabajo decente de la población más vulnerable.

Así mismo, pone como ejemplo la experiencia de la contratación por horas en otros países, y asegura que esta implicaría en Colombia un retroceso en garantías laborales como la seguridad social, primas y vacaciones para los trabajadores.

Con la puesta en marcha de esta medida, también se reduce el aporte de los empleadores al 15% del ingreso devengado. “Para que las empresas no saquen provecho de la reducción de sus aportes a la seguridad social, el Gobierno prohibió que los empleadores modifiquen las condiciones de contratación de sus trabajadores”, asegura esa ONG.

El informe de Cuso Internacional también asegura que el país corre el riesgo de que los empleadores opten por contratar a aquellos trabajadores que puedan ser contratados mediante el piso de protección social, bajo la modalidad de tiempo completo y salario mínimo.

“Adicionalmente, la investigación calcula que más de 54.000 trabajadores actuales en ciudades se enfrentarían al peligro de que sus vinculaciones laborales sean terminadas o ellos sean reemplazados cuando sus contratos finalicen, porque los empresarios preferirían contrataciones bajo la nueva modalidad que les permite reducir costos”, alerta el informe.

Contratación por horas en Colombia

El proyecto, que cursa trámite en el Congreso evidencia incentivos para que las empresas reemplacen los trabajadores actuales por otros que puedan contratar de acuerdo con las nuevas condiciones estipuladas por el plan de desarrollo. Por ejemplo, para el caso de una remuneración mensual de $500.000, los costos se disminuirían en 16%, afirma la ONG.

Así mismo, el contrato de cero horas es una modalidad contractual que permite que los trabajadores laboren únicamente cuando el empleador lo solicita. De acuerdo con la investigación, en Colombia esta modalidad de contratación se empezó a discutir en el último año, sin propuestas ni documentos compartidos públicamente que conduzcan a un diálogo sobre sus efectos en los derechos laborales.

Con base en los casos del Reino Unido, Irlanda, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia, Canadá y Honduras, países que han aplicado la modalidad del contrato cero horas, los autores de la investigación concluyen que la contratación por horas conllevaría una precarización laboral en el país, pues estas experiencias internacionales han generado que muchos trabajadores no reciban beneficios como pagos a la seguridad social, primas o vacaciones.

A su vez, ellos y ellas padecen de la incertidumbre sobre el momento en que trabajarán y el dinero que percibirán, lo que les dificulta la planeación financiera, sentencia el informe.

Sobre la metodología de la investigación, Cuso Internacional explica que incluye cuatro secciones:

  • La primera se ocupa de la descripción de los recientes cambios introducidos en materia de protección social que impactan la contratación por horas y las propuestas que sobre este asunto se han esbozado en Colombia.
  • La segunda, recopila los hallazgos de estudios sobre la experiencia de países que han adoptado esta modalidad de contratación.
  • La tercera, hace una aproximación a los efectos que tendría la reciente modificación en los contratos laborales de tiempo parcial.
  • La cuarta, presenta algunas recomendaciones de política que se desprenden del análisis.